Ponóstico para Santiago
WednesdayHoy
It is forcast to be Mostly Cloudy at 11:00 PM CLT on September 17, 2014
Mostly Cloudy
18°/9°
It is forcast to be Partly Cloudy at 11:00 PM CLT on September 18, 2014
Partly Cloudy
18°/9°
VidaOutdoor - Todo el outdoor en español

África, la indomable

Publicado el 26 de octubre de 2009 por Rene Valenzuela

Recuerdo que cuando tenía 13 años deseaba tanto estar cerca de los animales, en especial del cheetah. Por alguna razón, la vida salvaje siempre me llamó la atención. Podía estar mucho tiempo en la biblioteca del colegio revisando las revistas de National Geographic. En fin, era sólo un sueño en ese entonces y nunca me hubiera imaginado que 17 años después, estaría planificando mi ansiado viaje a África, la indomable.

La vida nos sorprende y a veces nos golpea duramente, pero por algo las cosas se van sucediendo y es cuando debemos tener fortaleza para iniciar nuevos rumbos. Es así cuando decidí realizar este viaje en busca de animales, pero en mi interior sabía que buscaba algo más profundo.

Fui recibido en Nairobi, la capital de Kenya, por Joshua, el chofer del jeep que nos acompañaría en este viaje inolvidable. Estuve una noche en Nairobi y observaba atentamente esta ciudad tan distinta a nuestro Chile. Se veía mucha pobreza en las calles. Hay un 50 % de desempleo. Kenya, recién desde el año 1963, dejó de ser colonia inglesa.

Al día siguiente de mi llegada a Nairobi comenzó el primer día de safari con destino a Samburu. Joshua, el chofer, nos da una breve explicación del viaje que realizaríamos y en especial nos cuenta acerca del “masaje gratis africano” que recibiríamos. No tenía muy claro a que se refería, hasta que llegamos a la carretera, esos eran verdaderos hoyos. El viaje en sí era agotador, manejaban a 80 kilómetros por hora por una carretera definitivamente horrible. A Joshua lo llamábamos Fitipaldi. El rally recién comenzaba.

Uno de los aspectos que me llamó la atención del estilo de vida de los kenyatas era que nada parecía apurarlos, ni menos complicarlos. Frente a cualquier dificultad la respuesta era “HAKUNA MATATA”, que significa “no hay problema”. Este definitivamente era el estilo de vida arraigado en ellos, y de a poco uno se iba contagiando. Las carreteras podían ser muy malas, pero en fin:  “hakuna matata”.

En el trayecto a Samburu nos detuvimos en una bomba de bencina, en medio de un lugar bastante desértico. Me bajo de la camioneta y comienzo a sacar fotografías. De repente unos niños de unos 10 a 12 años, comenzaban hacerme una señal para que les diera lápices. Nunca me hubiera imaginado que algo tan básico para nosotros era un bien tan preciado por allá. Sólo andaba trayendo un lápiz Bic y los niños se lanzan rápidamente para sacarlo de mis manos. Joshua estaba mirando lo que yo estaba haciendo y me llamó la atención, porque podría haber sido más peligroso. Yo pensaba: ¿qué gracia tendría un viaje si no logras conocer a su gente?

Continuamos el viaje y en la entrada de la reserva había un letrero que decía “Usted Ingresa a este Parque a su Propio Riesgo”, un título bastante sugerente y, por cierto, nada intimidante. Los primeros animales que tuve la suerte de ver fue una manada de elefantes. No podía creer que este enorme animal lo tenía a escasos metros y que eran animales salvajes. Mientras los observaba con admiración, escucho hablar en la radio de la camioneta a los colegas choferes de Joshua, en swahili, el idioma de Kenya. Decían que algo interesante habían encontrado. Joshua nos avisa que preparemos nuestras cámaras y a toda velocidad se aproxima hacia unas rocas donde en lo alto se veían unos animales. Joshua toma un sendero no habilitado detrás de la roca y logra acercarse muchísimo a ella. Eran unas hermosas leonas, que ni se inmutaron con nuestra presencia. Era bastante curioso que el macho no se encontraba cerca. Estaba feliz, porque en nuestro primer día de safari estábamos teniendo mucha suerte.

Foto Elefante

Foto de René Valenzuela ©

Al día siguiente nos dirigíamos a visitar la primera tribu, los Samburu. Sorprendente fue el primer contacto con tribus africanas. Sus mujeres vestían hermosos collares y ropas de colores vivos. Bailaban con mucha alegría alrededor de nosotros. Su forma de vida refleja una libertad que para nosotros, que vivimos en la ciudad, parece inalcanzable y confusa.

img083

Foto de René Valenzuela ©

Foto Samburu

Foto de René Valenzuela ©

Foto Samburu 1bien

Foto de René Valenzuela ©

Las noches en Africa eran maravillosas. Eran bastante claras, se podía ver muy bien de noche, al parecer las estrellas en este lado del mundo brillan más.

Continuamos nuestra cacería fotográfica con destino a Aberdares. Sorprendente: en pocos kilómetros dejábamos atrás lo desértico de Samburu para adentrarnos en una zona montañosa con una vegetación selvática. Esta vez, alojé en un hotel muy particular: The Ark. Tenía una laguna en frente y grandes focos iluminaban de noche la llegada de los animales. Estuve toda la noche observando su comportamiento. Llegaron muchos elefantes, gacelas de grand, hienas, búfalos. Incluso divisamos a lo lejos al esquivo leopardo.

Al día siguiente continuamos el safari al Lago Nakuru. Es un hermoso lago rodeado de bosques de acacias que estaba lleno de flamencos rosados. Entremedio del bosque de acacias tuvimos la suerte de ver por primera vez una gran cantidad de rinocerontes. Qué animal más imponente.

Foto Rinoceronte

Foto de René Valenzuela ©

Al cabo ya de varios días de safari había logrado ver una gran cantidad de animales, pero aún no lográbamos ver al animal más elegante y rápido del mundo, el Cheetah.

Continuamos nuestro viaje con destino a la célebre llanura del Serengeti, donde en la parte norte se encuentra el Masai Mara. Ansioso estaba de llegar a la reserva más importante de Africa. Es tres veces la Región Metropolitana y en este lugar tenía grandes posibilidades de encontrar a los cheetahs.

Nos despertaron muy temprano, era la mejor hora para ver algo de acción. Yo sólo le decía a Joshua que buscáramos al “Rey de la selva” que aún no veía y al anhelado cheetah.

El amanecer en el Masai Mara es realmente un espectáculo. La legendaria imagen de la sabana africana me dejaba sin habla. Un cielo interminable y un gran sol que refleja cálidos colores sobre esta enorme extensión de hierba seca.

Esa mañana comenzamos nuestra cacería fotográfica con mucha suerte. Simba, el león, estaba en frente de nosotros. Ahora comprendía por qué le dicen el “Rey de la selva”. Su seguridad al caminar, realmente se imponía con su presencia. Nada lo inmutaba, pese a la gran cantidad de camionetas que lo rodeaban. Ese hermoso animal, con una cabellera enorme compartía su territorio con una leona, quien también inspiraba mucha confianza. No podía parar de fotografiar y admirarlos.

Foto Leona color

Foto de René Valenzuela ©

Foto León

Foto de René Valenzuela ©

Esa mañana logramos ver de todo, la migración compuesta principalmente por cebras, ñus, gacelas de thompson y de grand estaban disfrutando plenamente de las llanuras del Masai Mara. Pude observar grandes manadas de búfalos y elefantes, como también jirafas, leones y hienas, pero el cheetah aún no aparecía.

En la tarde nos llevaron a conocer a la intrigante tribu de los Masai. Los Masai no se parecen a nadie que antes haya visto y me refiero tanto al aspecto físico como la forma de vida que llevan. Sus vestimentas de color sangre los distingue.

Estos hombres me dieron una lección muy importante: aprender a vivir el presente. Muchas veces nos obsesionamos con querer guiar nuestro futuro y la verdad es que pasan los años sin disfrutar nuestro día a día. Los Masai tienen claro el concepto de libertad, y por eso me pregunto acerca del tipo de libertad que creemos tener. Tienen la sabiduría de años de saber compartir su vida como hombres con la naturaleza y principalmente lo salvaje. Debemos mantener nuestros oídos alertas para aprender de hombres simples como ellos, para así reconocer el verdadero regalo en la relación del hombre con lo salvaje.

Ésta, por lo demás, es una de las razones por la que pesco con mosca. El compartir con la naturaleza, reflexionar acerca de la vida en lugares indescriptibles, escuchar el sonido del agua es lo que definitivamente me mantiene cerca del río. Y por sobre todo, cuando hay una trucha al final de mi línea.

Lo mismo puedo decir de la caza. Para mí, cazar sin mis Chesapeake Bay Retrievers, no tendría sentido. El hecho de compartir cada jornada de caza en extrema comunicación con mis perros es lo que me hace sentir la cacería como una de las formas de relacionarme con lo salvaje.

Claramente, los Masai tienen muy claro que no somos dueños de nada y que sólo pasamos por este mundo. La vida debe ser más simple de lo que a veces creemos y simplemente debemos pedirle menos a ella.

Al retirarnos de la tribu Masai, Joshua me informa que al día siguiente nos tendríamos que levantar a las cuatro de la mañana, porque una gran sorpresa nos esperaba.

Para mí, ese día era aún más especial. Era el 18 de Septiembre de 2004 y yo figuraba absolutamente solo en África, buscando algo que aún no encontraba.

Se dice en Facebook...
El/la responsable de esta publicación...
Rene ValenzuelaApasionado del outdoor desde la infancia, en especial por la pesca con mosca y caza. En el año 1996 introdujo en Chile a los singulares Chesapeake Bay Retrievers (www.patagoniakennels.com). En la actualidad es Director Regional del American Chesapeake Club. El interés por la caza se relaciona estrechamente con el adiestramiento de sus perros. Su vida ligada a la naturaleza lo llevó a conocer a su querido amigo Jim Repine, quien lo introdujo en el mundo de la pesca con mosca hace 18 años. Se ha convertido en un apasionado escritor y fotógrafo outdoors. Ha escrito una serie de artículos y ha fotografiado sus experiencias no sólo en Chile, sino en Montana, Wyoming, Colorado, Hamptons, Península de Gaspe, Miramichi, Africa y gran parte de la Patagonia Argentina.Ha publicado artículos relacionados con la pesca, la caza y el adiestramiento en medios de Chile, Argentina, Estados Unidos, Canadá, Francia y España. Co-autor, junto a Jim Repine, de una Guía de Pesca de Chile, que será publicada en Estados Unidos el 2010.
Ver todas las publicaciones de Rene Valenzuela en VidaOutdoor

Déjanos tu opinión...

2009 - 2012 | VidaOutdoor ha sido desarrollado por Engage Comunicaciones


Algunos Derechos Reservados. Consulta los Términos y Condiciones para más antecedentes


Licencia de Creative Commons